A mis 14 años mi padre decidió adoptar un cachorro y lo llamamos Max. Siempre estaba sola mi casa porque todos trabajaban, cuando caí en un fuerte trastorno depresivo nunca me dejó sola durante 2 años, dejaba de comer por estar acostado conmigo todo el día, tenían que subir la comida al cuarto para los dos, gracias a él sigo aquí, después de 8 años sigue aquí conmigo y lo amo bastante.