La ola, incluso en su forma más cruda, ha ocupado un poderoso lugar dentro de las imágenes de nuestros antepasados, un gran símbolo de las fuerzas naturales del movimiento.