Cuando mi padre murió le dije a mi peke que su yayo ahora era una estrellita y ella respondió que su yayo era demasiado grande, que por lo menos sería la luna… Me pareció una forma muy bonita de recordarlo y desde entonces mi nena que entonces tenía apenas 3 años le habla a la luna casi todos los días….