Me tatué una serpiente ya que me representa. Las serpientes cambian sus pieles cada x tiempo. Yo soy una persona que ha pasado por varias etapas y cada una de ellas me ha representado. No las quiero olvidar, sólo quiero modificarme y ser mejor que la anterior etapa. Por eso me tatué una serpiente. Para saber que siempre seré yo aunque haya cambiado de piel.