Llevo a mi perrita tatuada en el pecho porque me ayudó en los momentos en los que creía que no podía levantar cabeza. Ya no está conmigo, pero la llevo siempre en mi corazón