Cuenta el futuro al que como especie nos estamos llevando. La mujer, Mari, madre Tierra en la mitología vasca. La serpiente, Sugaar, su consorte, su polaridad, a veces considerado un ente maligno. Los siameses son la raza humana, niño y niña. Mari esta furiosa, a la vez que llora, por haber tenido que acabar con sus hijos en un afán protector de la vida, antes de que nosotros lo hagamos.