Tuve un pasado muy difícil de superar, con malos tratos en el ámbito familiar. Me tatué «mantente fuerte» para recordarme que de todo se sale, y que no hay bache ni piedra en el camino que pueda pararnos.