Aquí estoy yo, a mis cincuenta y tantos, tatuandome después de llevarme toda la vida intentando convencer a mis hijas de que no se tatuen. Tenía dos cictrices justo ahí que me tenían acomplejada y me decidí a taparmelas con este tatuaje. Lo normal es tatuarse pájaros saliendo de la jaula como símbolo de libertad pero soy fan de juego de tronos y el significado no cambia con dragones.