Es un tatuaje que me hice el mismo día que cumplí 18 años. En su momento no significaba nada, pero con El paso del tiempo se ha convertido en mi tatuaje favorito ya que para mi representa la evolución y madurez de mi mente desde ese momento en el que me convertía en adulta.