Fuego. No sólo representa la calidez que todas las personas llevamos dentro, sino también esa capacidad de destructiva y creadora a la vez. Sin fuego, nada sería como lo conocemos.