En un reencuentro con antiguos alumnos de la Uni, nos liamos a hacer retos y todos en una tienda de tattoos. La cosa es que no sabíamos que tatuarnos, y empezamos a reírnos tanto que dijimos: «pues eso: jajaja» pero lo complicamos buscándolo en el translator en un idioma raro, el Sindhi. Meses después nos dijeron que en realidad tenía otro significado, Jadir el dios de todas las tierras!