La historia es simple: pasión por viajar. Adoro conocer nuevos destinos, países, culturas… Y decidí tatuarme este pequeño símbolo por lo de motivo.