El tatuaje simboliza mi hogar, dónde tengo puesto todo mi corazón, y me lo hice como si fuera un electrocardiograma por los picos de distinta intensidad que hay a lo largo de la vida.