17 años estubo junto a mi, mi querido perro Rocky, ahora siempre estará conmigo. Tenía su huella guardada hace años, y cuando nos dejó decidí tatuarmela, porque 17 años no fueron suficientes, siempre le llevaré conmigo.