este tatuaje representa a mi pareja y yo. Fuimos amigos por 10 años antes de salir. Decidí hacerme esto, porque las carpas japonesas, en los estanques, dan una vuelta y luego se van saludando entre ellas, a veces se dan vueltas entre sí, a veces se dan como un besito. Era una buena metáfora de cómo tras vivir nuestras vidas, nos encontramos y nos complementamos, además, como ying&yang.