Por mi perro León, que me encontró cuando más lo necesitaba, que me hizo resurgir, renacer y aprender a amar sin condiciones