En mi trabajo ves situaciones humanas bastante difíciles de digerir pero la alegría de los niños nunca falta.
Un día jugando con el ordenador el internet dejó de funcionar y salió el dinosaurio de google. El Niño súper serio me dijo hay veces que las cosas paran y estás triste, pero siempre puedes seguir jugando con el dinosaurio.