Pues la historia detrás de este tatuaje es la de un día que estábamos aburridos y decidimos tatuarnos unos cuantos amigos las palabras “chatilla” porque así es como nos llamamos y “chelo” por la gran Chelo García Cortés colaboradora de Sálvame