Es el último te quiero que me escribió mi padre en una postal por mi cumpleaños. Tenía cáncer de estómago y estaba ya en fase teminal, y esa carta fue como una despedida. Por eso me lo tatue, por todo el significado que tiene detrás de una palabra que abarca tantos sentimientos.