Mi padre vivia en Irán, pero se tuvo que ir a Viena por la guerra. Hacía 30 años que el no volvia. Hace dos años, fui con él a Viena a visitar donde vivía cuando era universitario. Fuimos donde vivía, a los sitios donde solía ir con sus amigos, etc. Un dia, pasamos por un estudio y decidimos hacernos este tatuaje. Respresenta el amor padre-hija. Fue un viaje que nos unió mucho.