Me intenté quitar la vida hace unos años y una enfermera me dijo una frase: Nunca dejes de amarte. Y en cuanto salí del hospital me la tatué en el brazo para que cuándo volviera a sentirme mal… recordara siempre no dejar nunca de amarme.