La última vez que le di la mano a mi abuelo me di cuenta de que nunca podría olvidarme de él, por todo lo que me ha enseñado y porque él siempre tenía presente que hacer las cosas desde el corazón era lo más importante.
Eres y serás eterno en mi vida, te quiero.