Simboliza todo lo que desde niña me ha protegido de la noche, y de mis propios fantasmas. También que todo es posible cuando se desea con la suficiente fuerza.