Escribo poesía desde los 16 años. Mis padres siempre se enorgullecieron de ello y me animaron a no dejarlo nunca. La escritura me ayudó a superar su pérdida y, cada vez que terminó un poema, me viene a la cabeza su recuerdo.
Las dos manchas de tinta es por cada uno de ellos.