Me tatué una flor de jazmín por mi abuelo. Desde que era pequeña, lo recuerdo siempre en el jardín cuidando de las plantitas y recogiendo las flores de jazmín para que la casa oliera bien. El día que falleció supe que quería llevarlo siempre conmigo, porque es la persona a la que más quería.