He sido “anti tatoo” siempre hasta que mi hija me dijo: “Mamá tenemos que hacernos uno igual, será el cordón umbilical que nos desunio cuando nací”
Ahí, me toco la fibra y aquí ando buscando el cuarto para hacerme.