Mi tatuaje es un clavel, lo que para mi representa crecer como artista en mi ámbito laboral. Se me dijo desde el principio de mi carrera que nunca se me contrataría en dicho trabajo por la sencilla razón de ser mujer. Persistí, y a día de hoy lo he conseguido, y tengo este tatuaje para recordarme que nada es imposible y que tenemos que luchar por nuestros derechos y lo que queremos.