No hay mucho que decir, una serie que marcó mi vida en cierta manera, que me emocionó de todas las formas posibles y que al fin y al cabo, la vida se trata de eso, de emoción.