La historia de este tatuaje se remonta al verano pasado en 2019. Cuando se juntaron demasiado acontecimientos negativos en mi vida y cuando estuve a punto de tocar fondo. Justo en el peor momento fue cuando descubrí que necesitaba ser más fuerte que nunca y me quise tatuar eso de «el momento es AHORA» para no olvidarme jamás, junto al trébol de la buena suerte y mi número preferido.