Este tatuaje fue el resultado de un triste suceso, mi abuelo falleció de cáncer de pulmón hace dos años, en ese momento decidí dejar en mi piel un bonito recuerdo para mitigar los daños causados en mi mente de los últimos días en el hospital. Mi abuelo era pintor y a mi abuela le encantan las hortensias, así que decidí juntarlos en un sólo tattoo y llevarlos conmigo toda la vida.