Locuras cuando acabas de cumplir 18 años. Piensas que un tatuaje te hace más moderno, que andas por allí presumiendo de ello y después que pasan años no te arrepientes de haberlo hecho, pero de no haberlo esperado unos años más para pensarlo y para tomar mejor la decisión, ser más conveniente de ello.