Es una representación de Lilith, la primera mujer de Adan:
”¿Porque he de acostarme por debajo de ti? Preguntaba: yo también fui hecha con polvo, y por lo tanto soy tu igual…”
Representa la libertad, el poder de elección y el amor propio