Re-cordis (recordar en latín) quiere decir volver a pasar por el corazón. En homenaje al hombre de mi vida, mi abuelo que murió hace año y medio y era un enamorado de la lectura y escritura, le encantaba escribir a máquina y me lo tatué en el costado izquiero, bien cerquita del corazón