Me tatué el 666 porque durante muchos años este número me persigue en muchos aspectos de mi vida y me han pasado cosas de mala suerte a menudo. Además, toda mi vida me han encantado las películas de terror. Y no solo eso, sino que no soy religiosa.