Siempre quise tatuarme el nombre de mis dos hijas juntos. A mí marido se le ocurrió esta bonita frase . Se llaman Alba y Vera. Hicimos un viaje a Galicia para ver la puesta de sol y les hicimos una foto juntas de espaldas preciosa, y así la frase cobro sentido. Un saludo