Este tatuaje somos mi papá y yo siempre de la mano. Me lo hice con el, unos meses antes de que falleciera. Cuando estaba en el hospital me lo tocaba y me decía:» No se sueltan nunca». Siempre que miro mi tatuaje siento a mi padre cogiendo mi mano.