Es el símbolo de Hakuna Matata en Swahili. Me lo hice después de un viaje a Kenya que me marcó mucho y para recordar este lema y filosofía de vida a modo de: no pasa nada, no hay problema sin solución.