Durante un tiempo, sufrí una grave depresión que hizo desaparecer mi esencia y todo lo vital que había en mi. Quedaron algunas cicatrices a causa de las lesiones autoliticas que me hacía. Cuando al fin conseguí superar esta lucha, encima de ellas dibujé un ave fénix en llamas. Para mi, la simbologia es perfecta y un gran recuerdo de lo fuerte que soy.