Los jazmines me recuerdan a los años vividos en Valencia y al primer beso con quién aún es mi pareja, junto a los jazmines que había en la residencia de estudiantes donde vivía. Es una flor que me trae muy buenos recuerdos y es como llevar esa ciudad y esa época siempre conmigo.