Un copo de nieve nunca cae en el lugar equivocado. Un copo de nieve es un objeto de leyenda, un símbolo de pureza, de perfección, por eso mi pareja y yo decidimos tatuarnos uno igual, pero diferente a la vez. Simboliza muchas cosas de lo vivido en nuestra relación.