Mi gran pasión siempre ha sido cantar. Tras el diagnostico de cancer de mi padre y a los 3 años, el de mi madre, dejé de cantar. Pase 7 años sin hacerlo. Mi vida se sentia oscura y vacía, sin algo que la llenara de color y de alegría. Descubrí la importancia de la musica para mi, que hace fluir los sentimientos, que da vida y libertad y que no hay nada que pueda pararla.