Siempre me dijeron que no permitiera que nadie me cortara las alas, aunque a veces se caiga alguna pluma o te las arranquen, sigue. Mi familia las cuatro golondrinas que por muy alto que vuele, siempre están conmigo.