El Camino de Santiago es una experiencia que me ha cambiado la vida. He tenido la fortuna de hacerlo 4 veces. Una experiencia para crecer por dentro y que mejor manera que plasmarlo en la piel. Me lo hice el verano pasado el mismo dia que llegue a Santiago