Estuve saliendo con una chica un poco bastante loca, que al de pocos meses se había tatuado mi nombre. Presionado tuve que hacer lo mismo así que pensé cómo incorporar el nombre a un tatto y sobre esa idea un amigo hizo magia con el diseño. Cuando la dejé por no aguantar más vivir con ella (el amor es ciego, pero de cojones…)me quedó un tatto guapísimo donde su nombre no es importante.