Es un tatuaje que desde que falleció mi padre lo tenía en mente.
El era una persona muy flamenca, y no podía describirlo mejor, la fuerza que tenía y la delicadeza con la que siempre me trato. Me lo volvería a hacer una y mil veces con la misma persona y el misma tatuaje