Mi amigo, mi familia, mi consejero silencioso, mi compañero de vida…

Ya no me recibe con saltos y lametazos cuando llego a casa, pero su alegría me acompaña todos los días.