Cuando estaba de intercambio en Nashville mis amigos me llevaron al concierto de Travis Greene. No le había escuchado nunca, pero una de sus canciones me llegó.

Cuando volví me tatué el título. Este tatuaje me transporta a ese concierto, a mis 18 años y a la experiencia que me cambió la vida.