Mi tatuaje no tiene un significado profundo. Es mi primer tatu, tras años suplicando el permiso de mis padres. Quería ser dueña de mi cuerpo, decorarlo, disfrutarlo; y elegí este diseño porque me gustaba.

Luego descubrí que las hojas de laurel simbolizan la victoria. Al final todo cobra sentido.