Este tatuaje me lo hice tras salir de una fase muy dura en mi vida. Decidí quedarme con la parte buena: se puede aprender algo valioso de cada experiencia en la vida, los cambios siempre vienen bien, por lo que no hay que temerlos, y cada persona está en constante evolución. La metamorfosis de la mariposa representa este proceso, recordándome que siempre seguiré adelante, más fuerte.