Este tatuaje me lo hice como homenaje a mi padre, que lucha contra el alzheimer y para recordarme que siempre hay que luchar por ser uno mismo y no olvidarse de cómo han sido los demás con nosotros. «Siempre hay un caballero de alma noble que puede derrotar al dragón».